Cómo curar la afonía

La afonía es un mal que puede afectar a cualquier persona en el momento más inesperado. Si tienes problemas de afonía y quieres saber como solucionarlos para poder hablar normalmente lo antes posible, te invito a seguir leyendo.

Qué es la afonía

La afonía es la pérdida total de la voz, mientras que la disfonía es la pérdida parcial de la voz. Normalmente solemos usar el término afonía para ambas cosas, pero realmente no es lo mismo.

Síntomas

Normalmente la afonía como la disfonía suelen aparecer por un mal uso vocal. Por ejemplo, en muchas ocasiones tras una noche de fiesta, donde hemos dado muchas voces, lo más común es que al día siguiente perdamos parte o la totalidad de la voz. Pero si quieres conocer más datos de la afonía, sigue leyendo los siguientes apartados.

Causas

La causa más común que puede provocar la afonía es hablar bastante tiempo por encima del volumen normal. Esto lo solemos hacer en los días de fiesta y al día siguiente notamos las consecuencias. Lo mismo sucede si cantamos sin usar unas técnicas adecuadas y sobre todo si no estamos acostumbrados a cantar durante mucho tiempo.

El humo del tabaco también puede irritar la garganta y las cuerdas vocales, haciendo que la afonía o la disfonía se síntomas de presencia. Los gases contaminantes también pueden ser los causantes de este tipo de problemas.

Los productos tóxicos en muchas ocasiones también causan problemas en la voz cuando se ingieren. Si no quieres perder la voz, te recomiendo no ingerirlos por tu salud.

Las lesiones en las cuerdas vocales como los pólipos en muchas ocasiones pueden provocar estos problemas en la voz.

Si tienes problemas en el aparato respiratorio, debes saber que eres una persona propensa a sufrir problemas en la voz, al igual que si respiras de una manera inadecuada. Por ejemplo, se ha demostrado que las personas que respiran con la boca abierta mientras duermen, son mucho más propensas a sufrir afonía en sus diferentes variables.

En algunas ocasiones los nervios también pueden pasarnos malas pasadas y provocar pérdidas de voz en el momento menos oportuno. Por ejemplo, esto suele pasar a la hora de hacer una entrevista de trabajo o un examen oral.

No hay que olvidar que los cambios de temperatura bruscos pueden provocar también este mal. Por ejemplo, si un día hace mucho calor y tomamos rápidamente una bebida muy fría, la probabilidad de sufrir afonía es elevada debido a que las cuerdas vocales sufrirán bastante por el cambio radical de temperatura.

Cómo curar la afonía

Si el problema de afonía o disfonía solo dura un día, con tomar remedios naturales suele ser más que suficiente. En cambio, si notamos que la afonía dura más de 3 días, entonces tendremos que acudir al médico para que mire cual es el problema y ponga remedios de calidad contra la afonía. Y es que si no pones remedio a tiempo, puede que la afonía incluso pueda pasar a ser crónica en el peor de los casos.

En este caso puedes acudir al médico de cabecera, pero lo más seguro es que te mande directamente al otorrinolaringólogo. Así el profesional examinará directamente la laringe y así podrá darnos un resultado exacto del porque la afonía no se quita.

Una vez examinada la causa, lo más común es que nos ponga un tratamiento. El mismo dependerá de la causa de la afonía, ya que como hemos podido ver las causas pueden ser muy diversas. Pero además te mandará una serie de consejos a través de los cuales ayudar al cuerpo a solucionar el problema de afonía rápidamente. Normalmente se nos recomendará evitar fumar, tomar alcohol… sin olvidar que siempre tendrás que salir a la calle con la garganta bien tapada para evitar que coja más frío y por ello el problema se pueda alargar más en el tiempo.

Remedios naturales para curar la afonía

7 remedios naturales para curar la afonía

El jengibre es uno de los mejores alimentos que puedes tomar a la hora de cuidar las cuerdas vocales. El jengibre es un alimento tomado por los cantantes gracias a sus beneficios. Si tienes problemas de afonía, no lo dudes y consume este alimento y verás como los síntomas comenzarán a reducirse rápidamente. Esta planta la puedes tomar de diferentes maneras, tanto en infusión, como fresco o deshidratado. Lo importante es que lo tomes como más te guste.

Otro remedio que me da muy buenos resultados es la infusión de tomillo. Gracias a las propiedades del tomillo, si lo mezclas con un poco de miel y de limón y más tarde haces gárgaras, verás como el problema va remitiendo poco a poco. Es un remedio realmente recomendable.

Otra opción puede ser la de apostar por el jarabe de azúcar moreno con cebolla. Realmente el sabor no es de los más agradables, sobre todo si no te gusta la cebolla, pero merece la pena el esfuerzo. Para preparar el jarabe solo tendrás que poner a hervir medio litro de agua con 2 cebollas durante unos 20 minutos. Cuando tengas el líquido, añade dos cucharadas de azúcar moreno. El liquido lo deberás ir tomando poco a poco durante el día.

La infusión de salvia y llantén es otra opción muy interesante para poner fin al problema. Ten en cuenta que ambas plantas son muy ricas en mucílagos. Gracias a esto podrás mejorar las masas reparadoras de la mucosa. Eso sí, cuando hagas esta fusión, haz gárgaras con la misma.

Tomar propóleo con agua caliente durante el día también es una buena opción. Es un remedio natural que se lleva usando durante muchos años.

El regaliz en forma de raíz (no los caramelos) también son buenos aliados contra la afonía de una persona. Se puede tomar tanto en infusión como en pastillas. Si apuestas por las pastillas, las puedes encontrar en un herbolario. Eso sí, no uses este remedio si sufres de hipertensión.

A través de la agrimonia conseguirás suavizar la voz y aclarar la garganta. La puedes tomar a través de gárgaras, pero personalmente te recomiendo tomarla a través de infusión para disfrutar de sus beneficios.